Carlos III, el rey arqueólogo

Entre las exposiciones y actos culturales relacionados con la celebración del tercer centenario del nacimiento del rey Carlos III, nos gustaría destacar la que hemos visitado el viernes pasado, en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando: Carlos III y la difusión de la Antigüedad.

79443a964e66c97effe0d6bce9775843Carlos III y la difusión de la Antigüedad tiene como objetivo principal resaltar el papel del monarca en la difusión de los descubrimientos arqueológicos que tuvieron lugar en Herculano. Otros hallazgos se realizaron en Pompeya y Estabia durante los años en que ocupó el trono de las Dos Sicilias. Se explicará el impulso que el rey dio al conocimiento de las antigüedades a través de las Academias de Madrid y de Nueva España.

El principal conjunto de antigüedades descubiertas hasta el momento de la partida de Carlos III para España en 1759 procede de la Villa de los Papiros de Herculano, aunque otras antigüedades son de Pompeya y de las villas de la antigua Estabia. Todo ello sirvió en un primer momento para adorno del Palacio de Portici y para la formación del Museo Herculanense en el mismo palacio. 

Pues bien, eso es lo que nos encontramos en la exposición: el conjunto de reproducciones que el rey Carlos pidió en Herculano, junto con los informes oportunos, de todo lo que se estaba descubriendo en aquella villa romana. Reproducciones del siglo XVIII que lo son de piezas romanas… donadas por el rey Carlos III a la RABASF para que los estudiantes del arte, en el siglo XVIII, pudieran estudiar las piezas ‘romanas’ y cuyos originales vemos aquí gracias a la tecnología 3D y al laboratorio de Humanidades Digitales que la Real Academia puso en marcha hace un tiempo. Asistimos, de manera simultánea, a la exposición de Nápoles y de México. Un alarde de la tecnología al servicio del estudio de la historia del Arte. Al final de la exposición, podemos visitar, en realidad virtual, los escenarios originales: el Vesubio en erupción, los bustos en las excavaciones, que podremos alumbrar con antorchas virtuales, sentiremos vértigo al ver el océano a nuestros pies… Quiero imaginar que una emoción parecida sintieron los primeros espectadores del cinematógrafo. Qué maravilla sorprendernos y emocionarnos con la tecnología como debieron experimentar aquellos espectadores que sintieron que un tren en la pantalla podría arrollarlos.

Razones para conocer a Bob Dylan

portada_bob-dylan-99-razones-para-amarlo-o-no_jordi-sierra-i-fabra_201611231328Hace muy poquito que le dieron, no sin polémica, el premio Nobel de Literatura a Bob Dylan. Naturalmente todos reconocemos en él a un gran cantante, poeta, y además a mí me gusta su estética. Todo cuenta. Cuando mi hija nos pregunta por su valía la verdad es que más allá de las canciones poco le puedo decir. Ayer sin ir más lejos nos acercamos a nuestra librería de confianza para comprar un libro de regalo a una compañera, encargar otro del que os hablaremos en cuanto lo tengamos y me encontré con esta biografía para lectores adolescentes. De momento pasa al bloque de libros pendientes de leer y ya comentaremos algo más. Si queréis saber algún detalle adicional, pulsad aquí.

 

 

Y ¿por qué no poesía?

PoesíaEn 2010, la editorial Castalia lanzó una nueva colección a la que llamó Castalia Fuente, dedicada a la edición, como siempre, con criterios filológicos y educativos, de textos clásicos orientados a niños a partir de 10 años. Y, bueno, cuando uno piensa en clásicos nombra al Cid, al conde Lucanor, a don Quijote… Pero la poesía de Machado, ¿no es un clásico ya también? Pues esa es la lectura que os vamos a proponer Carolina y yo: una antología de Poesía Española con textos creados en el siglo XX y principios del XXI.

Bueno, es que no solo los Machado, Lorca, Alberti escribieron la poesía en español de los últimos años. Aquí hay poemas de Luis Rosales, de Blas de Otero, Gil de Biedma, Luis García Montero, José Agustín Goytisolo… Es una estupenda muestra, un asombroso escenario de la poesía española del que probar autores, obras. Aquí, reunidos, tenemos a muchos. Pero es raro, rarísimo, encontrar una antología de esta categoría. ¿Seleccionamos algunos versos?

Tu destino esta en los demás,
tu futuro es tu propia vida,
tu dignidad es la de todos.

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.

“Palabras para Julia”, José Agustín Goytisolo.

Abrid el libro al azar. Escoged un poema y leedlo con vuestros hijos mayores. Ayudadles a entender la belleza de las palabras y la armonía de las rimas. Incluso, cuando no rima.

Cantaautores del siglo XX han puesto música a alguna de estas composiciones. Personalmente, siempre me ha gustado esta versión de Loquillo del poema de Jaime Gil de Biedma “No volveré a ser joven”:

https://www.youtube.com/embed/t1iri1gDVHw?rel=0” target=”_blank”>http://

Bellísima, un poco triste, sí…  Y un canto a la vida son las Palabras para Julia, en versión de Rosa León:

https://www.youtube.com/embed/2fWCEZmzXCw?rel=0“>

Disfrutadlas con vuestros hijos. Hasta luego.

Volvemos…

CasitaAyer visitamos algunos lugares históricos de la Comunidad de Madrid; entre ellos, la Casita del Príncipe. Hay lugares a los que debe volver uno más de una vez, porque los niños, nuestra niña, ha crecido y ahora comprende la dimensión histórica de lo que hace años era solo un palacio donde vivían unos príncipes y princesas casi de cuento. Poco a poco, con las piezas acumuladas durante años, son capaces de construir el entramado histórico, las bases, los escenarios reales donde ocurrieron las cosas que han marcado el tiempo que nos ha tocado vivir. Entramos a verla con una estupenda guía con sólidos conocimientos: Luca Giordano, Fernando VII, los relojes de las colecciones reales… Queríamos pagar la entrada (5 € por persona, 15 € una visita guiada para la familia… no está mal), pero la guía era también la taquillera y tenía que cobrar la entrada y marcharse rápidamente a la entrada de la Casita para empezar la visita. Nosotros llegamos y la visita acababa de comenzar; el guardia de seguridad nos permitió la entrada con la promesa de que pagaríamos al final de la visita.

La visita fue estupenda; se trata de un pequeño palacete que los reyes (estamos en la época de Carlos III), en su estancia en las dependencias reales del Monasterio, construyeron para el príncipe Carlos IV y su séquito como lugar de recreo donde pasar el día para volver después de la caza y los paseos, al Monasterio. Fue utilizado por otros príncipes hasta Fernando VII. Isabel II modificó el trazado de los jardines pero, por lo demás, la visita a todo el sitio, con sus paseos, fuentes e impresionantes secuoyas es muy recomendable.

Pues bien, acabó la visita y quisimos pagar de una vez los benditos 15 €: además, no se permitía el pago en efectivo sino solo con tarjeta y, a la salida de nuestra visita tuvimos que esperar otro buen rato a que terminara la siguiente para que la guía dejara su rol de guía y se convirtiera en taquillera. Parece que los recortes son los responsables de estos desdoblamientos profesionales. No tengo palabras para encontrar una calificación adecuada.

Pero bueno, ahí estábamos los tres, a la espera y, pues nada, me puse a mirar el móvil. Y vi una notificación en mi cuenta de Twitter: ¡Colmekids echaba de menos las actualizaciones de nuestro blog y las reseñas literarias! Enseguida se lo dije a Carolina: tenemos que retomar el blog de una vez y contarle a nuestros seguidores qué leemos y porqué. Pero ya no solo nos vamos a ocupar de los libros que lee Carolina y que, cuando ella era pequeña, yo reseñaba en este blog. Ahora compartimos muchas cosas más, incluidos algunos libros adecuados para ambas. Os lo contaremos en las próximas entradas.

Las tardes son… ¡ministéricas!

Como nos vamos haciendo mayores son muchas más las cosas que podemos compartir. Ya comentamos algo acerca de esto en nuestra entrada sobre Cuéntame, pero ahora nos hemos enganchado toda la familia a El Ministerio del Tiempo, los lunes, ya a punto a punto de irnos a la cama. Lo grabamos o lo vemos a través de su estupenda web, pero además la vemos con las tabletas delante los lunes, un ratito: vemos de lo que va y buscamos en Twitter para interactuar con otros seguidores de la serie. Tanto nos gusta, que nos han dado el certificado de ministéricas:

ministerioY es que estaba claro: apasionadas de la historia de España (y de su literatura. ¡faltaría más!) como somos, nos hemos encontrado con lo que más nos apetecía. La verdad es que últimamente la televisión reúne de nuevo a las familias delante de ella. La oferta es enorme y solo hay que elegir. El año pasado vimos Isabel, que os recomendamos también vivamente, y también otras series y miniseries de carácter histórico, como El asesinato de Carrero Blanco y Prim. El asesinato de la calle del Turco. Mucho asesinato, sí que es verdad, pero más bien sólo en el título y en el momento de los asesinatos, claro. Pero todo es Historia, nuestra Historia. Lo curioso es que suelen estar calificadas para mayores de 12 años, cosa que no logro comprender y que disuade a muchos padres de ver estas series con sus hijos. Nosotros preferimos verlas con ella y explicarle, que a veces es un poco agotador, porque, como ya comentamos con Ocho apellidos vascos, estos programas o películas exigen por parte de nosotros situarles en el momento histórico, ayudarles a comprender el pasado y, de paso, el presente. No hay que ser historiador, solo conocer nuestra historia.

Si, además, como ocurre con el Ministerio del Tiempo, los guiños, la ironía y la ambigüedad están presentes, el buen rato está asegurado. ¿La veis con vuestros hijos? ¿Qué os parece? Allí hemos estado con El Empecinado, con Hitler, con Franco, y… ¡ah! con el gran Lope de Vega. Para mí, uno de los mejores momentos televisivos de los últimos años ha sido este:

maneras

[Vídeo]

Pues nada, mejor no os lo puedo poner. Si se hace tarde y no podéis verlo, al día siguiente podéis acceder al capítulo en la web. Como siempre, viva el “aprender deleitando” de los latinos.

Madrileños por Madrid… y alrededores

DSC_0141Pues sí, vamos a preparar poco a poco y si el tiempo (no el metereológico) no lo impide, algunas entradas relacionadas con visitas a nuestra ciudad, Madrid, y sitios cercanos, como Valsaín. Nadie es profeta en su tierra y no hay ciudad a veces más desconocida que aquella en la que uno ha nacido. No me refiero al barrio sino a aquellas zonas, edificios, parques, que vienen buscando los que visitan nuestra ciudad y que nosotros muchas veces no hemos visitado. Así que mostraremos nuestra selección de Madrid a los madrileños.

Por ejemplo, ¿sabéis cuál es el edificio que mostramos en la foto que acompaña a esta entrada?

Los componentes de Las Tardes Son Nuestras preparan una primera ruta con materiales didácticos. El encanto reside en preparar nosotros mismos unos breves folletos para el grupo de amigos con los que realizaremos la ruta. Nosotros nos ocuparemos del Madrid histórico y literario en diferentes rutas. De momento estamos preparando la primera: el Madrid de los Austrias. Aquí andamos, dale que dale a diferentes guías. Viajar abre la mente. Solo hay que saber que para viajar no hace falta siempre la distancia.

Es (de) Lope (de Vega)

Nada como hacer turismo por tu ciudad uno de esos días que no hay colegio y aquellas madres que no tenemos grupo de apoyo (expresión acuñada por una buena amiga en referencia a aquellas que no tenemos a nuestra disposición padres, suegros, hermanos o primos… con quien dejar a nuestro retoño en caso de fiebres o festivos no conciliables) echamos mano de los días de vacaciones que nos hemos ido dejando para imprevistos y que, a veces, solo consiguen posponer el problema. A veces es una buena amiga que, desgraciadamente, se encuentra en el paro la que te echa una mano, pero otras veces, aunque te la echen, tampoco quieres abusar. En fin, que no me vino nada mal a finales de noviembre cogerme uno de esos días ahorrados y turistear con mi churumbela por Madrid. El plan era doble: visitar la exposición sobre Lope de Vega que se celebraba en la que fue su casa y aprovechar la visita para visitar eso, su casa. El resultado del plan es altamente recomendable.

La casa museo de Lope de Vega se puede visitar gratuitamente cualquier día de la semana de 10.00 a 18:00, excepto los lunes. Llamas por teléfono (91 429 92 16) reservas una visita guiada hasta las 17:00 y conoces la casa en la que vivió Lope de Vega entre 1610 y 1635. Merece mucho la pena ver las habitaciones, una cuna llena de amuletos, te cuentan qué eran las casas ‘a la malicia’…

Mi casilla, mi quietud, mi güertecillo y estudio”. Así define su casa Félix Lope de Vega (1562-1635) en una carta dirigida a un amigo. Situada en pleno centro histórico, en el Barrio de las Letras, la Casa Museo Lope de Vega se ubica en el edificio donde el escritor vivió sus últimos 25 años. La recreación de ambientes, cuyo objetivo es que se respire la presencia de Lope, evoca la vida cotidiana del Siglo de Oro y nos acerca a su intimidad. El equipamiento de la casa incorpora obras de arte, mobiliario, enseres y ediciones bibliográficas vinculadas al literato y su tiempo. [+Info]

 La casa de Lope de Vega se administra en la actualidad entre la Real Academia Española y la Comunidad de Madrid. Por eso y dentro de los actos programados para celebrar el III Centenario de la RAE, desde el 25 de noviembre y hasta el 1 de febrero se puede visitar la exposición Es Lope. Tiene el encanto de realizarse en las mismas dependencias de la casa, y en ella podremos observar autógrafos del escritor: comedias, cartas… el retrato de uno de los actores que interpretó comedias de Lope, Juan Rana,  y también dibujos de algunos figurines. Merece una línea aparte la reproducción, bellísima, a escala 1/50 del Corral de comedias del Príncipe, que se ubicaba en el mismo espacio que hoy ocupa el Teatro Español.

La exposición temporal Es Lope ofrece un recorrido por gran parte de la vida del escritor madrileño Félix Lope de Vega (1562-1635) en sus diversas facetas como poeta, dramaturgo, sacerdote o secretario, en un enclave único, la casa museo, donde vivió durante los últimos 25 años de su existencia, a través de piezas originales y documentos (manuscritos autógrafos, primeras ediciones, testamentos…).

La exposición, comisariada por José Manuel Sánchez Ron –académico bibliotecario de la RAE– juega con la expresión “es de Lope”, empleada en aquella época para designar aquello que era muy bueno, de gran calidad.

Es Lope evoca la vida privada y profesional de este personaje único e irrepetible, a través de los manuscritos que le dan conocer y que le otorgaron la fama y reconocimiento. [+ Info]

Fue una mañana preciosa, de lluvia madrileña por el barrio de las letras, de risas e historias compartidas, contando cosas de Lope a mi niña, y ahora es ella quien también sabe contarme algunas a mí, porque adquirimos este relato, en el que desde el año 3000, unos niños vuelven a hablar con Lope de Vega gracias a lo bien que han evolucionado las tecnologías y existe, por fin, la imaginada máquina del tiempo:

Lope

Un mar de historias, recorre la vida del escritor Lope de Vega a partir de las aventuras de Ana y Miguel, dos niños del año 3000, que se trasladan al pasado con su máquina del tiempo para que sea el mismo Lope de Vega quien les hable. [+ Info]

Nada, a turistear por Madrid. Mejor un día de diario o de vacaciones, si podéis, que el fin de semana.