Y ¿por qué no poesía?

PoesíaEn 2010, la editorial Castalia lanzó una nueva colección a la que llamó Castalia Fuente, dedicada a la edición, como siempre, con criterios filológicos y educativos, de textos clásicos orientados a niños a partir de 10 años. Y, bueno, cuando uno piensa en clásicos nombra al Cid, al conde Lucanor, a don Quijote… Pero la poesía de Machado, ¿no es un clásico ya también? Pues esa es la lectura que os vamos a proponer Carolina y yo: una antología de Poesía Española con textos creados en el siglo XX y principios del XXI.

Bueno, es que no solo los Machado, Lorca, Alberti escribieron la poesía en español de los últimos años. Aquí hay poemas de Luis Rosales, de Blas de Otero, Gil de Biedma, Luis García Montero, José Agustín Goytisolo… Es una estupenda muestra, un asombroso escenario de la poesía española del que probar autores, obras. Aquí, reunidos, tenemos a muchos. Pero es raro, rarísimo, encontrar una antología de esta categoría. ¿Seleccionamos algunos versos?

Tu destino esta en los demás,
tu futuro es tu propia vida,
tu dignidad es la de todos.

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.

“Palabras para Julia”, José Agustín Goytisolo.

Abrid el libro al azar. Escoged un poema y leedlo con vuestros hijos mayores. Ayudadles a entender la belleza de las palabras y la armonía de las rimas. Incluso, cuando no rima.

Cantaautores del siglo XX han puesto música a alguna de estas composiciones. Personalmente, siempre me ha gustado esta versión de Loquillo del poema de Jaime Gil de Biedma “No volveré a ser joven”:

https://www.youtube.com/embed/t1iri1gDVHw?rel=0” target=”_blank”>http://

Bellísima, un poco triste, sí…  Y un canto a la vida son las Palabras para Julia, en versión de Rosa León:

https://www.youtube.com/embed/2fWCEZmzXCw?rel=0“>

Disfrutadlas con vuestros hijos. Hasta luego.

Volvemos…

CasitaAyer visitamos algunos lugares históricos de la Comunidad de Madrid; entre ellos, la Casita del Príncipe. Hay lugares a los que debe volver uno más de una vez, porque los niños, nuestra niña, ha crecido y ahora comprende la dimensión histórica de lo que hace años era solo un palacio donde vivían unos príncipes y princesas casi de cuento. Poco a poco, con las piezas acumuladas durante años, son capaces de construir el entramado histórico, las bases, los escenarios reales donde ocurrieron las cosas que han marcado el tiempo que nos ha tocado vivir. Entramos a verla con una estupenda guía con sólidos conocimientos: Luca Giordano, Fernando VII, los relojes de las colecciones reales… Queríamos pagar la entrada (5 € por persona, 15 € una visita guiada para la familia… no está mal), pero la guía era también la taquillera y tenía que cobrar la entrada y marcharse rápidamente a la entrada de la Casita para empezar la visita. Nosotros llegamos y la visita acababa de comenzar; el guardia de seguridad nos permitió la entrada con la promesa de que pagaríamos al final de la visita.

La visita fue estupenda; se trata de un pequeño palacete que los reyes (estamos en la época de Carlos III), en su estancia en las dependencias reales del Monasterio, construyeron para el príncipe Carlos IV y su séquito como lugar de recreo donde pasar el día para volver después de la caza y los paseos, al Monasterio. Fue utilizado por otros príncipes hasta Fernando VII. Isabel II modificó el trazado de los jardines pero, por lo demás, la visita a todo el sitio, con sus paseos, fuentes e impresionantes secuoyas es muy recomendable.

Pues bien, acabó la visita y quisimos pagar de una vez los benditos 15 €: además, no se permitía el pago en efectivo sino solo con tarjeta y, a la salida de nuestra visita tuvimos que esperar otro buen rato a que terminara la siguiente para que la guía dejara su rol de guía y se convirtiera en taquillera. Parece que los recortes son los responsables de estos desdoblamientos profesionales. No tengo palabras para encontrar una calificación adecuada.

Pero bueno, ahí estábamos los tres, a la espera y, pues nada, me puse a mirar el móvil. Y vi una notificación en mi cuenta de Twitter: ¡Colmekids echaba de menos las actualizaciones de nuestro blog y las reseñas literarias! Enseguida se lo dije a Carolina: tenemos que retomar el blog de una vez y contarle a nuestros seguidores qué leemos y porqué. Pero ya no solo nos vamos a ocupar de los libros que lee Carolina y que, cuando ella era pequeña, yo reseñaba en este blog. Ahora compartimos muchas cosas más, incluidos algunos libros adecuados para ambas. Os lo contaremos en las próximas entradas.

Las tardes son… ¡ministéricas!

Como nos vamos haciendo mayores son muchas más las cosas que podemos compartir. Ya comentamos algo acerca de esto en nuestra entrada sobre Cuéntame, pero ahora nos hemos enganchado toda la familia a El Ministerio del Tiempo, los lunes, ya a punto a punto de irnos a la cama. Lo grabamos o lo vemos a través de su estupenda web, pero además la vemos con las tabletas delante los lunes, un ratito: vemos de lo que va y buscamos en Twitter para interactuar con otros seguidores de la serie. Tanto nos gusta, que nos han dado el certificado de ministéricas:

ministerioY es que estaba claro: apasionadas de la historia de España (y de su literatura. ¡faltaría más!) como somos, nos hemos encontrado con lo que más nos apetecía. La verdad es que últimamente la televisión reúne de nuevo a las familias delante de ella. La oferta es enorme y solo hay que elegir. El año pasado vimos Isabel, que os recomendamos también vivamente, y también otras series y miniseries de carácter histórico, como El asesinato de Carrero Blanco y Prim. El asesinato de la calle del Turco. Mucho asesinato, sí que es verdad, pero más bien sólo en el título y en el momento de los asesinatos, claro. Pero todo es Historia, nuestra Historia. Lo curioso es que suelen estar calificadas para mayores de 12 años, cosa que no logro comprender y que disuade a muchos padres de ver estas series con sus hijos. Nosotros preferimos verlas con ella y explicarle, que a veces es un poco agotador, porque, como ya comentamos con Ocho apellidos vascos, estos programas o películas exigen por parte de nosotros situarles en el momento histórico, ayudarles a comprender el pasado y, de paso, el presente. No hay que ser historiador, solo conocer nuestra historia.

Si, además, como ocurre con el Ministerio del Tiempo, los guiños, la ironía y la ambigüedad están presentes, el buen rato está asegurado. ¿La veis con vuestros hijos? ¿Qué os parece? Allí hemos estado con El Empecinado, con Hitler, con Franco, y… ¡ah! con el gran Lope de Vega. Para mí, uno de los mejores momentos televisivos de los últimos años ha sido este:

maneras

[Vídeo]

Pues nada, mejor no os lo puedo poner. Si se hace tarde y no podéis verlo, al día siguiente podéis acceder al capítulo en la web. Como siempre, viva el “aprender deleitando” de los latinos.

Madrileños por Madrid… y alrededores

DSC_0141Pues sí, vamos a preparar poco a poco y si el tiempo (no el metereológico) no lo impide, algunas entradas relacionadas con visitas a nuestra ciudad, Madrid, y sitios cercanos, como Valsaín. Nadie es profeta en su tierra y no hay ciudad a veces más desconocida que aquella en la que uno ha nacido. No me refiero al barrio sino a aquellas zonas, edificios, parques, que vienen buscando los que visitan nuestra ciudad y que nosotros muchas veces no hemos visitado. Así que mostraremos nuestra selección de Madrid a los madrileños.

Por ejemplo, ¿sabéis cuál es el edificio que mostramos en la foto que acompaña a esta entrada?

Los componentes de Las Tardes Son Nuestras preparan una primera ruta con materiales didácticos. El encanto reside en preparar nosotros mismos unos breves folletos para el grupo de amigos con los que realizaremos la ruta. Nosotros nos ocuparemos del Madrid histórico y literario en diferentes rutas. De momento estamos preparando la primera: el Madrid de los Austrias. Aquí andamos, dale que dale a diferentes guías. Viajar abre la mente. Solo hay que saber que para viajar no hace falta siempre la distancia.

Es (de) Lope (de Vega)

Nada como hacer turismo por tu ciudad uno de esos días que no hay colegio y aquellas madres que no tenemos grupo de apoyo (expresión acuñada por una buena amiga en referencia a aquellas que no tenemos a nuestra disposición padres, suegros, hermanos o primos… con quien dejar a nuestro retoño en caso de fiebres o festivos no conciliables) echamos mano de los días de vacaciones que nos hemos ido dejando para imprevistos y que, a veces, solo consiguen posponer el problema. A veces es una buena amiga que, desgraciadamente, se encuentra en el paro la que te echa una mano, pero otras veces, aunque te la echen, tampoco quieres abusar. En fin, que no me vino nada mal a finales de noviembre cogerme uno de esos días ahorrados y turistear con mi churumbela por Madrid. El plan era doble: visitar la exposición sobre Lope de Vega que se celebraba en la que fue su casa y aprovechar la visita para visitar eso, su casa. El resultado del plan es altamente recomendable.

La casa museo de Lope de Vega se puede visitar gratuitamente cualquier día de la semana de 10.00 a 18:00, excepto los lunes. Llamas por teléfono (91 429 92 16) reservas una visita guiada hasta las 17:00 y conoces la casa en la que vivió Lope de Vega entre 1610 y 1635. Merece mucho la pena ver las habitaciones, una cuna llena de amuletos, te cuentan qué eran las casas ‘a la malicia’…

Mi casilla, mi quietud, mi güertecillo y estudio”. Así define su casa Félix Lope de Vega (1562-1635) en una carta dirigida a un amigo. Situada en pleno centro histórico, en el Barrio de las Letras, la Casa Museo Lope de Vega se ubica en el edificio donde el escritor vivió sus últimos 25 años. La recreación de ambientes, cuyo objetivo es que se respire la presencia de Lope, evoca la vida cotidiana del Siglo de Oro y nos acerca a su intimidad. El equipamiento de la casa incorpora obras de arte, mobiliario, enseres y ediciones bibliográficas vinculadas al literato y su tiempo. [+Info]

 La casa de Lope de Vega se administra en la actualidad entre la Real Academia Española y la Comunidad de Madrid. Por eso y dentro de los actos programados para celebrar el III Centenario de la RAE, desde el 25 de noviembre y hasta el 1 de febrero se puede visitar la exposición Es Lope. Tiene el encanto de realizarse en las mismas dependencias de la casa, y en ella podremos observar autógrafos del escritor: comedias, cartas… el retrato de uno de los actores que interpretó comedias de Lope, Juan Rana,  y también dibujos de algunos figurines. Merece una línea aparte la reproducción, bellísima, a escala 1/50 del Corral de comedias del Príncipe, que se ubicaba en el mismo espacio que hoy ocupa el Teatro Español.

La exposición temporal Es Lope ofrece un recorrido por gran parte de la vida del escritor madrileño Félix Lope de Vega (1562-1635) en sus diversas facetas como poeta, dramaturgo, sacerdote o secretario, en un enclave único, la casa museo, donde vivió durante los últimos 25 años de su existencia, a través de piezas originales y documentos (manuscritos autógrafos, primeras ediciones, testamentos…).

La exposición, comisariada por José Manuel Sánchez Ron –académico bibliotecario de la RAE– juega con la expresión “es de Lope”, empleada en aquella época para designar aquello que era muy bueno, de gran calidad.

Es Lope evoca la vida privada y profesional de este personaje único e irrepetible, a través de los manuscritos que le dan conocer y que le otorgaron la fama y reconocimiento. [+ Info]

Fue una mañana preciosa, de lluvia madrileña por el barrio de las letras, de risas e historias compartidas, contando cosas de Lope a mi niña, y ahora es ella quien también sabe contarme algunas a mí, porque adquirimos este relato, en el que desde el año 3000, unos niños vuelven a hablar con Lope de Vega gracias a lo bien que han evolucionado las tecnologías y existe, por fin, la imaginada máquina del tiempo:

Lope

Un mar de historias, recorre la vida del escritor Lope de Vega a partir de las aventuras de Ana y Miguel, dos niños del año 3000, que se trasladan al pasado con su máquina del tiempo para que sea el mismo Lope de Vega quien les hable. [+ Info]

Nada, a turistear por Madrid. Mejor un día de diario o de vacaciones, si podéis, que el fin de semana.

Cuéntame, mamá. Cuéntame tu historia.

cuéntameEl 50% de LTSN no había nacido aún cuando comenzó a emitirse Cuéntame cómo pasó y ahora ya la vemos todos juntos. Bueno, solo ha visto realmente la última temporada, aparte de todos los capítulos de la serie Ochéntame otra vezDesde que están disponibles en la página electrónica de RTVE podemos saltarnos, a la hora de la cena, toda la oferta de la televisión para buscar en Internet y vernos los capítulos que la noche anterior no hemos podido ver. Sin embargo, no puede hablar de ello mucho en el colegio, con sus amigos, porque ellos no lo ven. Las razones están en la línea de que es un rollo, un aburrimiento, por parte de los niños, y por parte de los adultos eso de que no es una serie para niños.

No sé muy bien por qué y qué es lo que define una serie de televisión para niños, algo más allá de los primeros años de la infancia. Ya, a veces con nostalgia, se nos quedan lejos muchos programas infantiles. ¿Qué ver en la tele cuando los niños tienen más de ocho años y fuera de la programación ya infantil? Es muy frecuente que nuestros hijos nos pregunten por nuestra infancia. ¿Cómo éramos? ¿Qué pasaba? ¿Qué fueron los ochenta, las drogas, el SIDA? Ah, que nos da miedo contarles estas cosas, no son ¿adecuadas? Mejor que no sepan. O bueno, que vean otras cosas, que no sepan nada sobre las drogas, que no sepan cómo nos marcó, cómo algunos de nuestros compañeros en el instituto se quedaron en el camino y qué fácil era que ocurriera entonces, que no había información, pero ¿y ahora, que no sabemos manejarla? Claro, mucho mejor que sepan lo que es un pinchito a lo que era un chute. La responsabilidad no es de la tele, ni de las tabletas, ni del colegio. La responsabilidad es nuestra, de los padres.

Así que os recomendamos ver CON ELLOS esta serie en la que se cuenta un poco de nuestra historia más reciente. Dentro de poco comienza la temporada 16. Haced la prueba. Les gusta, disfrutan y se convierte en una actividad familiar, cultural que fácilmente se realiza desde casa, con la cena sobre la mesa. Es mucho mejor que dejarles que naveguen por Internet de manera errante, sin saber dónde van.

Todavía necesitan que les llevemos de la mano.

cuenta2

Cuéntame cómo pasó narra la vida de los Alcántara, una familia de clase media. En torno a ellos pulula toda una serie de personajes secundarios fijos, como familiares, amigos, vecinos y conocidos, y otros circunstanciales. Las vivencias de la familia se inscriben dentro de los acontecimientos históricos que tuvieron lugar en la época, constantemente reflejados en la serie, bien mediante su aparición en los medios de comunicación, bien por la implicación directa de los miembros de la familia en ellos. Toda la serie es una gran analepsis narrado desde un tiempo presente indefinido, y ya como adulto, por Carlitos, uno de los hijos de la familia, que se transforma así en el protagonista de facto de la serie. [Adaptado de:]

Más información sobre todas las temporadas.

Madame Butterfly

Como no podía ser de otra manera, hemos añadido a nuestra colección de álbumes ilustrados, merced a Papá Noel, el nuevo libro publicado por Edelvives: una preciosa versión de Madame Butterfly, en un delicadísimo libro de artista. Lo leemos despacio, parando y disfrutando de los dibujos de Benjamin Lacombe.

 

105856_Cub_MadamaButterfly.inddBenjamin Lacombe reinterpreta en esta obra la inolvidable historia de Madama Butterfl y y nos revela la voz inédita de un Pinkerton atormentado por los remordimientos. Este libro de artista, adaptación del sublime drama romántico, alberga deslumbrantes cuadros al óleo y nos traslada a un Japón ya desaparecido, pero cuyos misterios permanecen intactos. En el reverso de las páginas, encuadernadas en forma de biombo, se despliega un delicado fresco de diez metros de largo realizado con dibujos en lápiz y acuarela. Info

 

 

 

Échale un vistazo al booktrailer:

Paddington

Entre los estrenos de 2015, para el día de Reyes tenemos a la vista Paddington.

paddingtinPaddington ha crecido en las profundidades de la selva peruana junto a su tía Lucy quien, debido a un encuentro casual con un explorador inglés, ha inculcado en su sobrino el sueño de vivir una vida emocionante en Londres. Después de que un terremoto destruya su hogar, la tía Lucy decide ocultar a su joven sobrino en un barco rumbo a Inglaterra en busca de una vida mejor.

Cuando el pequeño llega solo a la estación de Paddington, se da cuenta de que la vida de la ciudad no tiene nada que ver con lo que se había imaginado, hasta que conoce a los Brown, una bondadosa familia que se lo encuentra con una etiqueta alrededor del cuello en la que se puede leer: ‘Por favor, cuidad de este oso. Gracias’. Los Brown le acogen en su casa mientras Paddington busca al famoso explorador que dejó marcada a su tía Lucy muchos años atrás.

Sin embargo, poco después, una siniestra y atractiva taxidermista se fija en él, lo que supone una amenaza para su hogar y para su propia vida.

Más info

AGENDA 2015

2015Nuestro blog no pretende hacer acopio de cuantas exposiciones, obras de teatro o conciertos se celebren en Madrid, en España, en Europa… Somos mucho más modestas y, sobre todo, hay muchas páginas y blogs que, de manera profesional, recopilan toda la información necesaria para promocionar o recordar la cada vez más amplia agenda cultural disponible en nuestras ciudades. Guías del Ocio, etc.

Nosotras intentamos filtrar, con nuestro criterio, que seguramente no es el mejor, pero es el nuestro, aquellas propuestas de las que tenemos noticia y que hemos apuntado en nuestra agenda personal. Y como ya estamos en 2015, hemos empezado a recopilar algunas: libros que ya nos están esperando, exposiciones casi ultimadas, estrenos de teatro… Disfrutemos adquiriendo más conocimiento.

Además, en nuestra cuenta de Twiter @tardesnuestras podréis filtrar alguna propuesta con la etiqueta #agendacultural2015.  Y ya iremos viendo más cosas…

Tecnologías lingüísticas en la red. Ortografía y demás

Ya sé que hay un montón de sitios en Internet que ofrecen “gratis” recursos para practicar la ortografía, que se ha democratizado como nunca el acceso a la información gratuita. Parece que todo ello debería llevarnos a un mayor conocimiento global, pero no es así. Evidentemente la sociedad de la información no es lo mismo que la sociedad del conocimiento porque hemos ido perdiendo nuestra capacidad crítica y nos hemos abandonado a un tonto maniqueísmo. Si encontramos un recurso electrónico con el que practicar la ortografía, ¿nos paramos a pensar si recoge las últimas prescripciones de la Real Academia Española? Entonces, ¿con qué criterio vamos a enseñar a nuestros hijos o a los alumnos qué es correcto? Debemos aprender a seleccionar y a que nuestros hijos seleccionen también: no todo vale. Y nuestros hijos escriben ahora muchísimo más que lo hacíamos nosotros. ¿Por qué no aprovechar esa circunstancia para que, además, lo hagan mejor? Seguro que se escriben con sus amigos por whataspp o hangout o similares: aprovechemos eso. Practican el diálogo por escrito mucho más que lo hicimos nosotros. Pero si os asomáis a sus tabletas seguro que os impresionan las faltas de ortografía que asumen como naturales. Cierto es que algunos papás… Bueno, no entremos ahí, que nadie se ofenda. No hay que achacarlo a la inmediatez del teclado, al texto predictivo o similares. Aprovechemos las nuevas tecnologías para que nuestros hijos escriban mejor: para que aprendan, sí, pero también para que practiquen la lengua escrita.
Hay un sitio en la red que me gusta especialmente. Se trata de una empresa de tecnología lingüística llamada Molino de Ideas que ofrece un ingenioso e inteligente apartado de recursos para la enseñanza que denominan GominoLabs:

¡Bienvenidos a Gomino Labs!
Gomino Labs es la sala de entrenamiento de Molino Labs, donde podrás trabajar diferentes aspectos de la lengua. Gracias a estos juegos podrás evaluar tus conocimientos y ver la progresión de tu aprendizaje. ¡Otra puerta abierta a la ludodidáctica!

Ahí encontraremos (no, no voy a copiar aquí cada uno de los apartados) recursos destinados a practicar la ortografía, refranes, verbos… Pasen y vean. Y disfruten, por supuesto.