Cuatro estaciones. Teatro para niños.

Portada de Cuatro Estaciones. Teatro para niños.

Portada de Cuatro Estaciones. Teatro para niños.

Nuestra intención en este blog no es solo la de reseñar obras que se acaban de publicar, ni los éxitos del año, sino que en algunas ocaciones, como hoy, reseñaremos obras que ya tienen algunos años. Es el turno de presentaros la obra de José González Torices Cuatro estaciones. Teatro para niños.  Madrid: Ediciones SM, 1998. Es un libro magnífico para iniciar a nuestros hijos, de nuestra mano, en el mundo del teatro. No solo incluye obras para representar, sino vocabulario de teatro, música, ideas para representar, etc. La obra recibió en 1998 el 3.er Premio Nacional al libro mejor editado, en la modalidad infantil y juvenil.

Carolina da clases de teatro desde que era muy pequeña. Primero, como actividad extraescolar en el cole, cuando estaba en Infantil. Actualmente, en la Casa de la Juventud de Colmenar Viejo, donde acude al Taller de Teatro. Considero que, como la música, el teatro debería formar parte de las enseñanzas del colegio. En guiainfantil.com reflejan muy bien lo que pienso al respecto:

El hecho de que el niño empiece a hacer teatro no quiere decir que él se convertirá en un actor. Los niños, en el teatro infantil, no hacen teatro ni aprenden teatro. Ellos juegan a crear, inventar y aprenden a participar y a colaborar con el grupo. Las clases de teatro infantil son terapéuticas y socializadoras. Los trabajos en grupo, los ejercicios psicomotores y el contacto físico entre los compañeros, son la base de la educación dramática. El teatro es un campo inagotable de diversión y educación a la vez. A los más pequeños, el teatro no debe estar restricto a la representación de un espectáculo. El teatro infantil no se trata de promocionar y crear estrellitas, sino que debe ser visto como una experiencia que se adquiere a través del juego.

Así es, y esa es mi experiencia con mi hija. Los Reyes Magos le trajeron el año pasado ese libro, para que, con sus marionetas, hiciera representaciones, etc. Cuando vienen sus amigos a jugar a casa, lo ponen sobre la mesa, leen y representan la obra seleccionada. Pero este otoño ha ido más lejos.

Un día me dijo que se quería llevar el libro al colegio, que si la dejaba. Claro, le dije. “Mamá, es que a veces en el patio no sabemos qué hacer, ni en la hora del comedor, yo me aburro de correr y saltar sin más… Vamos a hacer una obra con mis amigas”. No la tomé demasiado en serio, porque pensaba que era cosa de un día. Pero al ir a buscarla una tarde, vino otra madre a decirme que ya había hecho las fotocopias.
– ¿Qué fotocopias?
– Las de la obra de teatro de las niñas. Han elegido una, y la van a representar. Yo estoy impresionada con L., está encantada con lo que están haciendo. Está toda la clase con ello.
– Sí, sí, mamá, vamos a representar El dragón botijo y la abuela de M. que trabaja en el comedor, nos está guardando cajas de cartón para hacer la mesa del zapatero.
– ¿Qué zapatero?
– El de la obra, el Dragón Botijo.
– Pero, ¿lo sabe vuestra profe?
– Claro, claro, nos deja ir a la clase en la hora del patio y ensayamos, estamos todos los de la clase con ello.

Fui entonces a hablar con la profesora: me dijo que estaba impresionada por el modo en que se habían tomado esta actividad espontánea, con niños tan pequeños, de 7 y 8 años, que habían tenido ellos la iniciativa y que ella les estaba ayudando en lo que podía. La representarían en Navidad.

Algunas tardes Carolina venía enfadada porque tal niña no se sabía el papel o la otra fastidiaba siempre. Decidieron que estas se ocuparían de otras cosas: decorados, pintar, dirigir…

Así que a las madres no nos quedó otra que echarles una mano en esta actividad tan estupenda: una hizo el traje del Dragón Botijo, otra vistió a la reina, otra… y yo me quedé una tarde con ellos para ayudarles a ensayar, con otras mamás. Fue divertidísimo, y la abuela de uno de los actores me dijo que le estaba haciendo un delantal maravilloso a su nieto, que hacía de zapatero. Y en casa puse otro granito de arena: les hice el cartel, que es este que veis aquí:

Dragon botijo

Y así fue. Ante sus compañeros ‘mayores’, los alumnos de 4º, la clase de Carolina representó la obra. Los padres no pudimos acudir, pero las tutoras del curso lo grabaron en vídeo y lo han puesto en Youtube. Se lo agradecemos desde aquí, por su esfuerzo y dedicación. ¿Queréis ver El dragón botijo? Es la primera de las actuaciones del curso 3º:

Anuncios

Un comentario en “Cuatro estaciones. Teatro para niños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s