Una de héroes

sillaHoy es miércoles de ceniza. Nos hemos acercado a la iglesia para la imposición. Era ya un poco tarde, pero la iglesia estaba mucho más llena de lo que yo podría suponer. No acudo con frecuencia, y me ha resultado sorprendente. Vecinos, amigos menos cercanos… Y en el banco de al lado, un chico con silla de ruedas, con un evidente retraso mental (no tengo por qué ser políticamente correcta). A su lado, un hombre ya algo mayor, unos 50 años, también con problemas síquicos, pero con los ojos brillantes. Y uno más, quizá de unos treinta años.

Al chico de la silla de ruedas se le han caído los mocos. Entonces ha aparecido el héroe. Un chaval joven, muy joven ¿20 años? ha sacado de su bolsillo el pañuelo. El hombre de 50 años se ha vuelto con una sonrisa boba y le quería quitar el pañuelo. El héroe le ha calmado con cariño. El de 30 también ha querido distraerse un poco. Nuestro héroe estaba apurado, porque todos mirábamos la escena. Pero les ha tranquilizado a los tres, con la ayuda de una chica, como todo héroe.

Son voluntarios. Gente muy joven que regala parte de su tiempo a adultos con necesidades de compañía, adultos a los que se les cae la baba y los mocos, que les miran con una sonrisa tonta. La mayoría miramos a otro lado, porque no sabemos actuar. Los héroes sacan el pañuelo. Son capaces de hacer lo que los otros no.

No nos hemos enterado de nada de la misa. C. dice que hemos estado viendo vidas. Yo también creo que ha sido así.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s