Ocho apellidos vascos… ¿la vemos con niños?

ochoAyer fuimos a ver la película de moda, Ocho apellidos vascos. Resulta que está calificada como APTA para todos los públicos y una se pregunta cuál es el momento para que los niños ya un poco mayorcitos empiecen a ver películas APTAS pero que, en principio, no están destinadas al consumo infantil. Se lo preguntamos a C., si le apetecía ver esta o Noé y, para nuestra sorpresa, nos dijo que Ocho apellidos… era su elección. Pregunté, qué cosas, por twitter, a ver si alguien había pasado por la experiencia. Ninguna respuesta, aunque esta mañana he visto la de @PequeEnFamilia, que, efectivamente, daba la clave: no entenderían muchas cosas.

Y sí, no entienden muchas cosas… si no se las explicamos. Desde luego no está previsto en el sistema educativo hablarles del pasado. Pero en nuestra labor de educadores, de enseñarles el mundo, debería existir un lugar para esto. Conozco niños pequeños que se saben de memoria la alineación de España, del Real Madrid, todo lo relacionado con lo competitivo (pero como lo llamamos deporte, nos quedamos más tranquilos) o han visto casi todos los capítulos de Aída o de La que se avecina, que me asusta por su vulgaridad y ordinariez casi a la vez que me hace admirar la frescura, dinamismo e ingenio de muchos de sus diálogos. O Violeta, con unos absurdos diálogos que aburren a los adolescentes y que hipnotizan a niñas de 10 o doce años… Y nadie les explica nada. ¿Lo consideramos apto para ellos o, sencillamente, ni nos lo planteamos? ¿Y por qué no les hablamos de los nacionalismos, de lo que significa para el padre de Amaia tener Ocho apellidos vascos? Lo más difícil es explicar lo cómico. El por qué nos causa tanta risa lo que estamos viendo. La comedia es mucho más difícil de explicar que la tragedia.

Hay que explicarles, sí, cosas de nuestro pasado más cercano y cómo sería impensable hacer o ver esa película hace solo diez años, cuando ellos nacieron. Cómo ha cambiado nuestra historia y cómo podemos reírnos.

Nosotros ayer decidimos hacerlo así y nos fuimos al cine a ver la película, después de explicarle a C. algunas cosas sobre los vascos (las vascongadas, el País Vasco, Euskadi) y los andaluces: las creencias, lo ‘esencial’ de lo español, lo que significa enfrentar esos dos mundos… Acababa de ver en el Telediario las imágenes de la Semana Santa en Sevilla, con las mujeres y los hombres gritando a la Virgen y llorando, así que si les enseñamos a poner en relación todo lo que tienen a su alcance, las cosas resultan más sencillas.

Mi hija se rió muchas veces: era capaz de identificar actitudes, giros andaluces (‘miarma’) y me explicó que es que hay muchas cosas que conoce ¡porque es una gran lectora de Mortadelo y Filemón! y resulta que está aprendiendo con ellos más historia actual que en el colegio, sin duda.

Porque además, cuando los niños ya empiezan a ser mayorcitos, ven con nosotros el Telediario, en el que, ya cada vez menos, se habla de la kale borroca. de los abertzales… pero tienen que saber que solo ahora se puede hacer una película como esta. Y lo que nos ha costado llegar ahí. Y cómo el difunto marido de Merche, solo eso, muy sutilmente, nos recuerda todo aquel pasado tan doloroso.

Al fin, es una comedia romántica, fresca, muy divertida y que recomiendo ver en familia. Sí, claro, con niños a partir de nueve o diez años. Porque es la caricatura de lo español, ironía y buen humor. Ingenio. Y los niños deben tener acceso a todo ese mundo de la risa y el optimismo cuanto antes, y saber que reírse de uno mismo, con moderación,  es un síntoma de inteligencia.

Anuncios

4 comentarios en “Ocho apellidos vascos… ¿la vemos con niños?

  1. Muy buena crítica.

    Estoy totalmente de acuerdo en todo lo que dices sobre series televisivas, programas e incluso telediarios y actualidad.
    Los niños tienen la capacidad de entender más de lo que nos creemos siempre y cuando les acompañemos en su comprensión

  2. personalmente no he visto la peli, pero hay dos cosas importantes, una el tema histôrico, que yo he vivido desde dentro (aûn recuerdo esos dîas que iba al instituto y estaban los nacionales encapuchados, o ir a la parte vieja y no poder entrar porque habîa manifestaciôn-pelotazos, pero no soy tan vieja!), y por otra parte el tema de la calificaciôn por edades. està claro que parece que hay cierto interés en los colegios por extenderse en la historia màs lejana a nosotros y dejar para un dîa los actos acontecidos en el ûltimo siglo; el por qué, en fin, podemos pensar mal, o simplemente pensar que no les dio tiempo a ver todo el temario.
    sobre las pelîculas si te sirve de “consuelo”, en bélgica muchas pelîculas se consideran aptas a partir de 12 anyos que en espanya s olo lo hacen a partir de 18… y no es cuestiôn de madurez…

  3. Buenas tardes, tengo un peque de 10 años y, por primera vez, me estaba planteando ver con él en el cine una peli de adultos “apta” para su edad. Gracias por la información, le pondré más al día del tema del nacionalismo antes de verla.
    Precioso nombre el de tu blog.

  4. Pingback: Las tardes son ¡¡ministéricas!! | Las tardes son nuestras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s