Decepción en Oporto y Pessoa como consuelo

Nos las prometíamos muy felices en una escapadita a Portugal el pasado fin de semana. Estuvimos en Oporto con un plan muy atractivo: viaje en barco para ver la desembocadura del Duero y, sobre todo, visitar una de las librerías más bonitas del mundo: la librería Lello, fuente de inspiración de J. K. Rowling, la autora de la saga Harry Potter. De hecho, algunas escenas de la película Harry Potter y la piedra filosofal se han grabado allí.

Pues bien, esa es su condena: se ha convertido en un lugar de interés turístico de la peor forma posible. Al llegar a la puerta, pensamos que ocurría algo, porque había gente fuera. Sencillamente, estaban esperando a poder entrar. La cola empezaba en la puerta, daba la vuelta alrededor de la escalera, subía y bajaba. Nos pusimos allí y entramos, a empujones. Solo puedes mirar y nada más. Nos olvidamos de que se trataba de una librería con un fondo de más de 80.00 volúmenes. Queríamos tocar los libros, ver qué fondos existían de autores portugueses en español, llevarnos un recuerdo en forma de libro, un libro especial. Nada. El encargado gritaba, muy enfadado, “NO FOTOS” a quien se hacía el tonto e ignoraba la prohibición, clarísima, de la entrada.

No entiendo este turismo: ir, mirar y tachar una lista de lugares visitados sin que nos empapen, y mostrarse orgulloso con las fotos como botín. Es una librería y no puede visitarse como tal. Pero, como somos un poquito cabezotas, nos quedamos a ver si podíamos distinguirnos de tanto turista y llegar a comprar un libro. Y el hombre de la casa dio con él, y lo compramos. Nos sirvió de consuelo y disfrutamos ahora tanto de la lectura como de su título: de Fernando Pessoa, Lo mejor del mundo son los niños.

pessoaEl libro recoge poesías “infantiles” del genial Fernando Pessoa. Se trata de textos para la infancia o alrededor de temas que pueden atraer a los niños, y que, además, atraerán con seguridad a la legión de admiradores de Pessoa. Algunos de los poemas fueron dedicados a su sobrina Manuela; otros a la muñeca de Manuela, Lili; los demás fueron escritos originariamente para adultos, pero por su delicadeza, universo imaginario o popularidad pueden ser disfrutados por todas las edades. Las sugerentes ilustraciones son de Teresa Novoa.

[Más info.]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s