Las tardes son… ¡ministéricas!

Como nos vamos haciendo mayores son muchas más las cosas que podemos compartir. Ya comentamos algo acerca de esto en nuestra entrada sobre Cuéntame, pero ahora nos hemos enganchado toda la familia a El Ministerio del Tiempo, los lunes, ya a punto a punto de irnos a la cama. Lo grabamos o lo vemos a través de su estupenda web, pero además la vemos con las tabletas delante los lunes, un ratito: vemos de lo que va y buscamos en Twitter para interactuar con otros seguidores de la serie. Tanto nos gusta, que nos han dado el certificado de ministéricas:

ministerioY es que estaba claro: apasionadas de la historia de España (y de su literatura. ¡faltaría más!) como somos, nos hemos encontrado con lo que más nos apetecía. La verdad es que últimamente la televisión reúne de nuevo a las familias delante de ella. La oferta es enorme y solo hay que elegir. El año pasado vimos Isabel, que os recomendamos también vivamente, y también otras series y miniseries de carácter histórico, como El asesinato de Carrero Blanco y Prim. El asesinato de la calle del Turco. Mucho asesinato, sí que es verdad, pero más bien sólo en el título y en el momento de los asesinatos, claro. Pero todo es Historia, nuestra Historia. Lo curioso es que suelen estar calificadas para mayores de 12 años, cosa que no logro comprender y que disuade a muchos padres de ver estas series con sus hijos. Nosotros preferimos verlas con ella y explicarle, que a veces es un poco agotador, porque, como ya comentamos con Ocho apellidos vascos, estos programas o películas exigen por parte de nosotros situarles en el momento histórico, ayudarles a comprender el pasado y, de paso, el presente. No hay que ser historiador, solo conocer nuestra historia.

Si, además, como ocurre con el Ministerio del Tiempo, los guiños, la ironía y la ambigüedad están presentes, el buen rato está asegurado. ¿La veis con vuestros hijos? ¿Qué os parece? Allí hemos estado con El Empecinado, con Hitler, con Franco, y… ¡ah! con el gran Lope de Vega. Para mí, uno de los mejores momentos televisivos de los últimos años ha sido este:

maneras

[Vídeo]

Pues nada, mejor no os lo puedo poner. Si se hace tarde y no podéis verlo, al día siguiente podéis acceder al capítulo en la web. Como siempre, viva el “aprender deleitando” de los latinos.

Cuéntame, mamá. Cuéntame tu historia.

cuéntameEl 50% de LTSN no había nacido aún cuando comenzó a emitirse Cuéntame cómo pasó y ahora ya la vemos todos juntos. Bueno, solo ha visto realmente la última temporada, aparte de todos los capítulos de la serie Ochéntame otra vezDesde que están disponibles en la página electrónica de RTVE podemos saltarnos, a la hora de la cena, toda la oferta de la televisión para buscar en Internet y vernos los capítulos que la noche anterior no hemos podido ver. Sin embargo, no puede hablar de ello mucho en el colegio, con sus amigos, porque ellos no lo ven. Las razones están en la línea de que es un rollo, un aburrimiento, por parte de los niños, y por parte de los adultos eso de que no es una serie para niños.

No sé muy bien por qué y qué es lo que define una serie de televisión para niños, algo más allá de los primeros años de la infancia. Ya, a veces con nostalgia, se nos quedan lejos muchos programas infantiles. ¿Qué ver en la tele cuando los niños tienen más de ocho años y fuera de la programación ya infantil? Es muy frecuente que nuestros hijos nos pregunten por nuestra infancia. ¿Cómo éramos? ¿Qué pasaba? ¿Qué fueron los ochenta, las drogas, el SIDA? Ah, que nos da miedo contarles estas cosas, no son ¿adecuadas? Mejor que no sepan. O bueno, que vean otras cosas, que no sepan nada sobre las drogas, que no sepan cómo nos marcó, cómo algunos de nuestros compañeros en el instituto se quedaron en el camino y qué fácil era que ocurriera entonces, que no había información, pero ¿y ahora, que no sabemos manejarla? Claro, mucho mejor que sepan lo que es un pinchito a lo que era un chute. La responsabilidad no es de la tele, ni de las tabletas, ni del colegio. La responsabilidad es nuestra, de los padres.

Así que os recomendamos ver CON ELLOS esta serie en la que se cuenta un poco de nuestra historia más reciente. Dentro de poco comienza la temporada 16. Haced la prueba. Les gusta, disfrutan y se convierte en una actividad familiar, cultural que fácilmente se realiza desde casa, con la cena sobre la mesa. Es mucho mejor que dejarles que naveguen por Internet de manera errante, sin saber dónde van.

Todavía necesitan que les llevemos de la mano.

cuenta2

Cuéntame cómo pasó narra la vida de los Alcántara, una familia de clase media. En torno a ellos pulula toda una serie de personajes secundarios fijos, como familiares, amigos, vecinos y conocidos, y otros circunstanciales. Las vivencias de la familia se inscriben dentro de los acontecimientos históricos que tuvieron lugar en la época, constantemente reflejados en la serie, bien mediante su aparición en los medios de comunicación, bien por la implicación directa de los miembros de la familia en ellos. Toda la serie es una gran analepsis narrado desde un tiempo presente indefinido, y ya como adulto, por Carlitos, uno de los hijos de la familia, que se transforma así en el protagonista de facto de la serie. [Adaptado de:]

Más información sobre todas las temporadas.